¿Sabemos que es una plataforma OTT? ¿O cuáles son las posibilidades de desarrollo de negocio que proporciona una OTT?

Para empezar a responder a la primera pregunta, hagamos una más: ¿El negocio de OTT se limita al modelo de grandes empresas como Amazon, Disney o Netflix?

Con estas la mención de estos tres “key players” ya empieza a despejarse la duda sobre que es una OTT. Eso sí, es muy importante que quede claro que el potencial de una plataforma OTT no se limita a la distribución de películas y series, ni tampoco es necesario tener el tamaño de estas corporaciones para empezar a explotar todo su potencial.

El “Over The Top”, o más comúnmente conocido por OTT es un concepto que surgió ya hace tiempo y, resumidamente, se refería a la posibilidad de ofrecer contenido de entretenimiento, en especial de video, (pero también de audio y otros tipos) a través de Internet sin necesidad de un proveedor de servicios de TV.

La evolución de la tecnología y el cambio de las necesidades de consumo de entretenimiento, han proporcionado la de una serie de opciones que hace una década parecían muy  lejanas.

Para los que, como nosotros, hemos apostado y hemos sido pioneros en el desarrollo de este tipo de servicios, fuimos testigos de la evolución, no solo de las posibilidades, sino también de la adopción y búsqueda selectiva de contenidos por parte de un consumidor cada vez más exigente con lo que consume en su tiempo libre y con la oferta de opciones existentes en el mercado.

Un mercado tan grande como el número de individuos conectados a la red y con gustos y necesidades tan específicas que permiten la creación de espacios y ofertas únicos.

Aquí está una de las llaves de entrada a las plataformas OTT y la oportunidad para competir con “los grandes”: la creación de un espacio único proveedor de contenido relevante, en concreto de video, el formato claramente preferido de los consumidores. Y, si no, véase el éxito de las plataformas que se dedican exclusivamente a ello.

Al mencionar, entonces, gustos y necesidades específicas, queremos subrayar lo que se suele denominar “Nichos de mercado”.

Nichos de mercado OTT

El mundo de los servicios OTT tiene mucho espacio para el desarrollo de nuevas ofertas, en especial para las que responden a intereses específicos de un número de individuos. Algunos de los grandes nombres de la industria empezaron, más o menos, de esta forma, como es el caso de Netflix, que comenzó siendo un videoclub que enviaba películas a consumidores que no disponían de un videoclub cerca.

Hoy en día, en todo el mundo y como no, también en España, ya hay una serie de opciones que responden a temáticas nicho con su público fiel y que han conquistado su espacio en los últimos años.

Responden a consumidores que desean consumir contenido específico, por ejemplo, sobre ciertos tipos/categorías de películas; otros son solo sobre póker y su mundo y competiciones; otros sobre un determinado estilo de vida; otros solo sobre caza y el mundo animal salvaje; también los hay dedicados en exclusiva al ejercicio físico; o tan solo a la meditación y a un estilo de vida saludable.

También las grandes empresas dirigidas al consumo empiezan a ver que mucho del contenido que generan y por el cual pagan millones al año en su producción tienen sus seguidores fieles y han comenzado a apostar por controlar la difusión de esos contenidos para generar movimiento en sus propios ecosistemas en vez de generar movimiento en ecosistemas/plataformas de video ajenas.

Volviendo a nuestra tema de hoy, la posibilidad de estar y competir en el mundo de las OTT’s y la necesidad de dar respuesta a un deseo de contenido específico abre las puertas de este negocio a innumerables empresas.

El hecho de que el precio de la tecnología haya descendido en la última década permite, además, que con la misma fracción de la inversión necesaria hace tan solo unos años, se pueda desarrollar un producto que ofrezca contenido en distintos soportes (web + móviles + Smart TV), en todos o solo en algunos (según necesidad), incluyendo la trasmisión por cable y la entrada directa a millones de hogares con o sin Smart TV.

Empresas españolas ya reconocidas mundialmente, como es el caso de Fractal Media, han conseguido modelar su oferta hasta el punto de la personalización total de cada proyecto, y con unos costes sorprendentemente bajos comparados con algunas de las otras ofertas existentes en el mercado.

Pero, como siempre, y sea cual sea la estrategia, hay trabajo que hacer.

No se trata de llevar un cohete a la luna así que las “condiciones básicas” para llevar un proyecto de este tipo adelante son:

  • Descubrir que nicho de mercado necesita una oferta coherente o identificar la necesidad de un público/consumidor ya fiel a cierto tipo de contenidos y proporcionarlo;
  • Generar contenido relevante y seguir apostando por la innovación, no solo de contenido, sino también de opciones para aumentar su experiencia cuando lo consume;
  • Estar atento y promocionar la lealtad del público/consumidor (y esto vale para cualquier negocio que quiera mantenerse en el tiempo);
  • Ser capaz de diseñar una oferta comercial atractiva que enganche al público/consumidor para que empiece a generar referencias.

Solo la diferenciación y la respuesta a lo que puede ser un grupo “nicho” permiten a un negocio establecerse y vencer el tamaño de las demás corporaciones en juego.